Desarrollo sostenioble

Economía circular

El modelo económico actual no es sostenible: la demanda de recursos naturales de la población del planeta es mayor de lo que éste puede producir.

Solo en los países de la Unión Europea, se producen más de 2.500 millones de toneladas de residuos cada año. De esta cantidad, alrededor del 36% procede de actividades relacionadas con la construcción; el 25% procede de minería y canteras; el 10% de actividades de fabricación y alrededor del 8,50% de los hogares.

Con estos preocupantes datos en mente, las autoridades comunitarias trabajan en Un marco legislativo para promover un cambio de gestión hacia la economía circular con el fin de llevar a cabo un desarrollo sostenible del continente.

¿Qué es la economía circular?

La economía circular es un modelo de consumo y producción. Por parte del consumidor, implica reparar, reutilizar y reciclar productos y materiales tantas veces como sea posible para alargar su vida útil.

La economía circular aplicada a las empresas consiste en la fabricación de sus reduciendo al máximo el desperdicio de materias primas. Un aspecto fundamental en el que las empresas podrían colaborar en la economía circular es terminado con la obsolescencia programada, contra la que el Parlamento Europeo ya ha pedido medidas.

El objetivo de la economía circular es la reducción del uso de materias primas alargando al máximo la vida útil de piezas y componentes. Indirectamente, influye en el descenso de la generación de gases de efecto invernadero.

¿Cómo funciona la economía circular?

Los objetivos de la economía circular son varios. Uno de los principales objetivos es reducir la demanda de materias primas, cuyos recursos son limitados. Otro de los objetivos es reducir la dependencia de materias de otros países. Y por último, pero no menos importante, es reducir el impacto de las actividades económicas en el clima.

La puesta en práctica de estos objetivos representan importantes beneficios tanto para la sociedad y las personas como para el medio ambiente, entre los que destacan:

  • Menor extracción y utilización de recursos naturales, lo que supone reducir los residuos y el consumo de energía.
  • Contribuye a la generación de riqueza debido a las necesidades de nuevos puestos de trabajo especializados y nuevas oportunidades relacionadas con la ecología.
  • Reduce la necesidad de recursos externos y la dependencia de ellos.
  • permite un crecimiento sostenible respetando los recursos naturales.

Beneficios de la economía circular

La economía circular aporta beneficios a las empresas debido al mejor aprovechamiento de materiales, la reducción de residuos o la emisión de CO2. Además, estimula la competitividad de las empresas y facilita la generación de nuevos puestos de trabajo especializados en la economía verde.

En la economía circular, los consumidores tienen acceso a productos más duraderos y fiables, sabiendo que en la fabricación de esos productos se han reciclado materiales cuya vida útil puede alargarse indefinidamente si son tratados correctamente.

Además, el medio ambiente también se benefician al existir una menor presión en la extracción y deshecho de materiales, con la consiguiente reducción en las emisiones de CO2.