Desarrollo sostenioble

Desarrollo sostenible

El desarrollo sostenible hace alusión a aquellas medidas destinadas a mejorar la relación del hombre y la naturaleza mediante el uso y la gestión eficiente y responsable de los recursos y residuos para mantener el equilibrio ecológico del planeta.

El desarrollo sostenible implica la necesidad de satisfacer la demanda de recursos actual sin comprometer el aprovechamiento de esos mismos recursos a generaciones futuras.

El concepto de desarrollo sostenible surge del anterior concepto de desarrollo en el que únicamente se tomaban en cuenta aspectos sociales y económicos dejando de lado los problemas que el desarrollo por sí solo genera.

El desarrollo sostenible conjuga las variables de la ecología, economía y social. El objetivo es conseguir un progreso sin comprometer otros factores críticos: recursos naturales, flora y fauna, y humanos.

A pesar de que las personas estamos cada vez más comprometidas con el medio ambiente y se han introducido en las escuelas temarios que ayudan a los niños a sensibilizar y aprender sobre desarrollo sostenible desde bien pequeños, éste depende en gran medida de la voluntad de los gobiernos de luchar contra ella. Y aquí es cuando chocan de frente con los intereses de las grandes empresas.

La idea de desarrollo sostenible

El concepto de desarrollo sostenible se sustenta en la necesidad de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos del futuro manteniendo un equilibrio en su uso, ya que los recursos del planeta son limitados.

El desarrollo sostenible pretende asegurar que las generaciones futuras puedan disfrutar de un medio ambiente sano, mejor que el actual. El objetivo principal de la sostenibilidad es la búsqueda de soluciones que permitan mantener el desarrollo económico sin repercutir negativamente en el medioambiente. Para ello, promueve actividades económicas que mejoren la calidad de vida utilizando los recursos de manera eficiente, aprovechando además el reciclaje y reutilización en sus procesos productivos. Del mismo modo, propone la reparación de entornos dañados por actividades económicas, devolviéndolos a su estado original.

Tipos de sostenibilidad

Debido a la emisión de gases de efecto invernadero, nos dirigimos irremediablemente a un aumento de la temperatura del planeta de hasta 1,5 grados. Con total seguridad, este aumento de la temperatura tendrá impactos significativos en el planeta por medio del deshielo de los polos, desaparición de ecosistemas y especies de flora y fauna, mayores períodos de sequía, inundaciones, incendios forestales,…

Empresas y personas tienen una gran responsabilidad en la lucha contra el cambio climático no solo en lo que se refiere al medioambiente; tienen también una responsabilidad social y económica.

Sostenibilidad ambiental

Se centra en la preservación del medioambiente manteniendo el progreso social y económico. Da una serie de consejos que repercuten en la salud ambiental, como el cuidado de los recursos hídricos, ahorro de energía, reducción de residuos, eliminación del uso de plásticos, reciclar los envases, etc.

Sostenibilidad económica

La sostenibilidad económica es la capacidad de las empresas de generar beneficios a largo plazo gestionando los recursos de manera responsable: utilizando energías renovables, fomentando el uso de materiales reciclados y el reciclaje de sus envases, reduciendo el consumo eléctrico y de agua, etc.

Sostenibilidad social

La sostenibilidad social se refiere a la búsqueda de la igualdad para reducir los índices de pobreza mediante el crecimiento económico, garantizando desde la base las necesidades esenciales de cada individuo.

La sostenibilidad social también se esfuerza en establecer y fomentar la educación y concienciación, facilitando la diversidad cultural y fomentando valores de comportamiento en armonía entre la naturaleza y los humanos.

Acciones que contribuyen al desarrollo sostenible

1. Reciclar residuos orgánicos

El reciclaje de residuos orgánicos (restos de comida, restos de poda pequeños) permite que, en lugar de acabar en un vertedero, éstos se conviertan en compost que es utilizado de nuevo en agricultura y jardinería.

Los gobiernos locales (Ayuntamientos, principalmente) están realizando importantes esfuerzos de concienciación sobre la población para utilizar los nuevos contenedores marrones.

2. Reciclar resíduos inorgánicos

Reciclar residuos inorgánicos contribuye a reducir la cantidad de plásticos que acaban en vertederos o el medioambiente a la vez que reduce la producción de nuevos compuestos plásticos derivados del petróleo. El reciclaje de materiales como el aluminio o el vidrio ayuda a reducir la necesidad de extracción de nuevos recursos del planeta y la emisión de gases contaminantes.

3. Uso de energías renovables

Quizá uno de los aspectos más importantes para el desarrollo sostenible sea el uso de energías limpias para disminuir la dependencia de combustibles fósiles, cuya disponibilidad es limitada y su uso produce gases de efecto invernadero y otras emisiones perjudiciales para las personas.

La utilización de energías como la eólica, marina o la solar, cuya disponibilidad es ilimitada, es un hito fundamental para conseguir los objetivos de sostenibilidad.

4. Agricultura ecológica

El uso de fertilizantes, insecticidas y otros productos químicos en los cultivos perjudica gravemente a los recursos hídricos, puesto que estos compuestos acaban filtrándose y contaminando las reservas de agua subterránea.

La agricultura ecológica consiste en la optimización del uso de los recursos naturales en la agricultura. En este tipo de agricultura no utiliza productos químicos y recupera la producción de especies autóctonas. Además, adapta los cultivos a la temporada del año.

5. Uso responsable del agua

El agua es un bien cada vez más escaso, por lo que su uso debe optimizarse para no ser desperdiciado. Acciones como la recogida del agua de lluvia, la optimización de cultivos y la protección de los acuíferos ayudan en esta misión.

6. Uso de transportes no contaminantes

Fomentar el uso del transporte público, adaptación de las calles para la circulación segura de bicicletas y patinetes eléctricos o el uso de vehículos eléctricos son algunas de las acciones que podemos llevar a cabo para un desarrollo sostenible de las ciudades.